A partir del 2021, el SAT combatirá las planeaciones fiscales abusivas por parte de los contribuyentes, a través de ‘esquemas reportables’.

A partir del 2021, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) combatirá frontalmente las planeaciones fiscales abusivas por parte de los contribuyentes, a través de un nuevo sistema de fiscalización, que serán los “esquemas reportables”, adelantó Luis Manuel Pérez de Acha, director del despacho Pérez de Acha e Ibarra de Rueda.

Con este tipo de reportes, explicó, el contribuyente deberá presentar diversas actas, contratos e información sobre el soporte de sus operaciones, que hasta ahora no han tenido que documentar.

El objetivo del fisco, señaló, es controlar la proliferación de planeaciones fiscales abusivas, pero en este proceso se generará inseguridad e incertidumbre entre los contribuyentes que sí siguen buenas prácticas.

“(Mientras), lo que tenemos que hacer en todo el 2020 es ir recabando y conservando la información que está señalada en el Código Fiscal de la Federación, porque el SAT va a pedir mayores precisiones y abundamientos sobre esa información y documentación”.

Pérez de Acha consideró que los requerimientos de información que el SAT ha exigido en los últimos dos años han llegado a ser abusivos, pues ha cuestionado en automático todas las operaciones de un contribuyente.

“El problema es cuestionar en general y en automático”.

Sostuvo que al cuestionar la realidad de las operaciones, el fisco puede señalar que los gastos no corresponden y en algunos casos fincar responsabilidades penales por ese motivo.

El especialista añadió que los cambios fiscales y laborales llevarán a las empresas a realizar diversas modificaciones.

El propósito de los esquemas reportables es el que la autoridad se informe de algún plan o proyecto con el cual se puede obtener directa o indirectamente un beneficio fiscal.

Esa nueva medida, refirió Pérez de Acha, es un modelo que se está importando.

“Son reglas que se han trabajado a nivel internacional, básicamente en la OCDE, y que se adaptaron a la realidad mexicana.

“Es un planteamiento legislativo novedoso para los estándares mexicanos, pero también severo porque evidencia las prácticas”, afirmó tras su participación en la conferencia “El empresario frente a la nueva realidad fiscal en México”.